Reconocen fumadores por el aspecto de la piel

Crédito: Eliannis Pino

El cigarrillo o tabaco es una variable reconocible en personas que lo consume, el fumador activo suele cambiarle el aspecto físico. La piel amarillenta que dejan ver algunas personas puede ser culpa del cigarrillo. También las manchas y las arrugas.

Fumar produce en la piel -que es el órgano más extenso del cuerpo- consecuencias muy negativas tanto en lo que se refiere a su salud como en su estética.

En lo que respecta a la salud, además de elevar las probabilidades de sufrir cáncer en los labios, el cigarrillo ocasiona la contracción de los vasos sanguíneos, disminuyendo así la oxigenación de los tejidos. Esto repercute en el sano aspecto de la piel.

En lo estético, la dermatóloga Ismery Cabello, del Hospital Universitario Ruiz y Páez de Ciudad Bolívar, explicó que fumar aumenta la producción de radicales libres y genera cambios en las fibras de colágeno de la zona dermis media, generando variaciones en la pigmentación de la piel y la aparición de arrugas prematuras.

La especialista señaló que es posible reconocer a un fumador por el aspecto de su piel, pues es de un color distinto, presenta una mayor cantidad de arrugas alrededor de los labios y dedos, y sus dientes son amarillentos.

Agregó que estas señales de tabaquismo afectan en mayor medida a las mujeres que a los hombres, ya que disminuye la producción de estrógenos -principal hormona sexual femenina-, lo que interviene negativamente sobre el aspecto de la piel y puede ocasionar un aumento en la aparición de vello facial.

Revertir estos daños provocados por el cigarrillo toma varios años, pero inmediatamente después de detener su consumo, se comienzan a observar los beneficios para la salud general del exfumador.

La apariencia de la piel será el primer cambio notorio que se producirá poco tiempo después de dejar el hábito, ya que se volverá más tersa e hidratada y desaparecerá el olor en el cuerpo y cabello, ocasionado por el humo.

Para finalizar, la dermatóloga resaltó que el tratamiento para dejar el cigarrillo debe ser multidisciplinario, indicando que el fumador debe considerarse como un adicto, por lo que la ayuda psicológica es fundamental, acompañada de una terapia farmacológica que reduzca el deseo de fumar y la ansiedad.

Fuente: ElUniversal.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s