Eventos Vascular Cerebral

Crédito: Eliannis Pino

Un Evento Vascular Cerebral (EVC) es una de las principales causas de muerte e incapacidad adquirida, se estima que cada año 15 millones de personas en el mundo son víctimas de esta patología que entre las consecuencias más graves de su secuela, además de la muerte, es la espasticidad, que la desarrolla un 30% de los pacientes que sufren un EVC.

La espasticidad la caracteriza el aumento del tono muscular, resistencia del mismo al estiramiento, exageración de los reflejos, espasmos musculares, postura en tijera (involuntario cruce de las piernas) y articulaciones fijas.

Alejandro Cárdenas, especialista en medicina física y rehabilitación, explica que para que un paciente que acaba de sufrir un EVC tenga las mejores condiciones posibles, es necesario que inmediatamente después del evento sea evaluado por un especialista en medicina de rehabilitación.

“Una vez que se hace el diagnóstico del paciente, el médico debe solicitar la interconsulta para comenzar la rehabilitación inmediata. El evento dependiendo del lugar donde se produce la lesión que pueden ser alteraciones visuales, de la comunicación o motoras nos va a permitir tratarlos. Es importante que le permitamos la movilización temprana de cualquiera de sus estructuras dañadas para evitar eventos que puedan complicar la salud”.

Cárdenas indica que entre las complicaciones que puede presentar una persona que haya sufrido un Accidente Cerebro Vascular (ACV), como también se le conoce, están una tromboembolia pulmonar y vascular, secreciones bronquiales espesas y laceraciones en la piel debido al largo tiempo que estas personas pasan inmóviles en una cama.

“Todo paciente que presente un daño cerebral tiene un transcurso de trabajo de neurorehabilitación que va desde cero hasta 15 años aproximadamente. Los primero que ejecutamos se llaman técnicas de facilitación neuromuscular que son herramientas, ejercicios y procedimientos locales que se realizan en las áreas afectadas para que se vayan reeducando “, señala Cárdenas.

Un EVC es un acontecimiento grave que requiere de atención médica inmediata. Una persona está sufriendo un EVC cuando presenta con alteraciones de diversas funciones como la sensibilidad, motricidad, lenguaje, visión, audición, entre otras.

Sigifredo Sánchez, internista y neurólogo, especialista en ultrasonido vascular explica que el síntoma más común es la debilidad o entumecimiento repentino de la cara, brazo o pierda con mayor frecuencia en un lado del cuerpo.

Otros síntomas incluyen: confusión, dificultad para hablar o entender el lenguaje, dificultad para ver con uno o ambos ojos, dificultad para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación, dolor de cabeza severo sin causa conocida, desmayo o pérdida de conciencia.

Fuente: Eluniversal.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s